PEDRO FUENTES

LO MEJOR ES CONOCERLE por CARLOS PINTOS (Rio Primero-Cba)

LO MEJOR ES CONOCERLE

Los seres humanos somos personas que nos destacamos por la curiosidad, siempre estamos interesados en conocer algo más de lo que ya conocemos, o conocer alguien de quien se habla pero que no le conocemos a profundidad; este deseo de conocer debe motivarnos a esforzarnos en conocer a nuestro Dios.

Juan escribe en el evangelio según S. Juan 17:3 (RV. 60) Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero y a Jesucristo, a quien has enviado.

Ahora más allá del llamado a la salvación, creo que para nosotros los que ya tuvimos un encuentro personal con Cristo, y fuimos salvos por gracia mediante la fe el llamado va más allá, indudablemente somos llamado a un conocimiento íntimo, conocer su persona, sus atributos sus actividades, esto es algo fundamental para nosotros los cristianos ya que todo conocimiento de Dios tiene influencia directa en el resto de las demás doctrinas bíblicas y a través de ese conocimiento se ordenan las demás cosas circundante a la vida de la iglesia y la vida personal, pero es una gran verdad que dicho conocimiento no debe quedar en un mero intelectualismo, tal conocimiento debe producir como resultado un alto respeto y una obediencia a los mandatos de este Dios tan maravilloso.

Conocerle nos aclara las exigencias de su parte para nosotros y que Jesus dijo y Mateo escribe en su capítulo 5:48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que esta en los cielos es perfecto.

Dicho de otra manera, Pedro en1Pd.1:15-16 escribe: como aquel que os llamo es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito esta: sed santos, porque yo soy santo.

Este es un concepto que se toma del A. T. escrito en Lev.11:45 y 19:2

“jamás varió la exigencia de santidad para los que decimos relacionarnos con Dios”

Para los que somos sus hijos no debe haber nada mejor que conocerle.

Así lo escribe Dios a través del profeta Jeremía en el capítulo 9:23 Así dijo Jehová: no se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en su riqueza. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero dice Jehová.

Vivimos tiempo donde el ser humano busca gloria para si ignorando a Dios, pero, los que ya tuvimos un encuentro personal, nuestro corazón está habitado por Él Espíritu Santo, debemos considerar algo digno para alabanza propia el entenderle y conocerle.

Puede que mentalmente entendamos algunas cosas, pero experimentalmente no le conozcamos, también es cierto que:

Hay complejidades que se presentan cuando de conocer a Dios se trata, pues nuestra mente limitada no llegue a comprender la inmensidad de este Dios, ya que en algunos aspectos Dios es incomprensible.

Pero que no comprendamos algunas cosas no significa que no debamos tener un intenso interés de conocer a Dios.

Hay cosas que son secretas y pertenecen a dios y otras que si nos son reveladas para que conozcamos a esta admirable PERSONA.

Dt.29:29 dice: las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley.

Mas allá de lo secreto de Dios nosotros debemos considerar que lo mejor para nuestras vidas es conocerle.

Ahora para conocerle a Dios debemos disponernos primero a tener con nuestro Él:

INTIMIDAD AMOROSA.

Pues si deseamos conocer a Dios a profundidad, debemos disponernos a intimar con ÉL; la primera expresión de un conocimiento especial en la Biblia se encuentra en Gn.4:1 y conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y Dios a luz a Caín, y dijo por la voluntad de Jehová he adquirido varón.

Aquí la palabra conocer se utiliza para describir las relaciones intimas matrimoniales de las cuales se conciben hijos; pero la idea de intimar con Dios va más allá del conocimiento por así decirlo académico que no está demás y es bueno, más allá de eso Dios desea que sea un convivir en absoluta comunión e intimidad con ÉL, pero no basado en la imposición de una iglesia, de un ministro o de un instituto sino impuesto por el amor que le tenemos a Él y así como el matrimonio consuma ese conocimiento en la relación marital, nosotros consumemos ese amor por Dios en tener una intimidad plenamente amorosa con Él.

El primer gran mandamiento que expresa Mt.22:37 Jesús le dijo: amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Cuando Dios habla en la Biblia del corazón, no se refiere en la mayoría de los casos al músculo hueco y piramidal situado en la cavidad torácica que bombea la sangre a todo el cuerpo, Dios en muchos textos se refiere al corazón como el asiento de las actitudes y emociones, y el amor que Dios demanda es desde el corazón, y el alma el asiento de la voluntad y propósito y también la mente y hace referencia a la facultad de pensar, la idea es meditar con las facultades renovadas por el Espíritu Santo porque cuando ÉL viene a morar en nosotros produce una renovación del asiento de la conciencia reflexiva y nos lleva a pensar “primero en Dios”.

Cuando deseamos conocerle porque indudablemente es lo mejor, amaremos a Dios de una forma integral, nada de nosotros estará desvinculado de ÉL; eso es una intimidad amorosa, donde no deseamos esconderle nada, por el contrario, le contamos todo porque, aunque Él lo sabe todo, hay un deseo en nosotros de contarle todo porque deseamos intimidad amorosa con Él. ¿habrá algo que tal vez no le has contado a Dios? Cuando hay intimidad amorosa con Dios nada le trataremos de ocultar, le confesaremos todo, lo bueno, lo no tan bueno y en definitiva para librarnos de la culpa, le confesaremos lo malo indudablemente también.

El conocerle porque es lo mejor, nos lleva a la intimidad amorosa y también:

INFLEXIBILIDAD ABSOLUTA.

Satanás el enemigo de nuestras almas hará el mayor esfuerzo para que nosotros tengamos siempre algo antes que Dios ejemplos: El novio o la novia; el hijo o la hija; el esposo o la esposa, el auto o la moto; el celular o la pley, el estudio o el trabajo, etc. etc. etc.

Cuando le vamos conociendo y sabemos que es lo mejor, no debemos dejar que nada este sobre Él, Dios será siempre lo principal y nada nos estorbara la intimidad amorosa con ÉL, organizaremos nuestros tiempos para que así sea. Seremos inflexibles absolutos a la tentación de escoger algo que me molesta para tener intimidad amorosa con Dios; Pablo lo expresa así:

Fil.3:7-8 pero cuantas cosas eran para mi ganancia, las he estimado como perdida por amor de Cristo y ciertamente, aún estimo todas las cosas como perdida por la excelencia del conocimiento de Cristo, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura para ganar a Cristo.

No fue flexible ante aquello que ponía algo de si mismo sobre Dios y consideró todas aquellas ganancias como perdida.

Para la palabra “ganancia” se utiliza el termino griego Kerdos (κέρδος) y hace referencia a “ganancias deshonestas” que también esta utilizada en Tit.1:11; Pablo consideró la satisfacción de sus logros en el judaísmo como ganancias deshonestas ante la satisfacción de conocer a Cristo íntimamente, el se propuso inflexiblemente que cualquier cosa antes que Él sea considerado “basura” skubalon (σκύβαλον) desechos, excremento, sobras. No quiere decir que no haya cosas que son importantes, pero si es más importante que Dios seguramente no aplicamos INFLEXIBILIDAD ABSOLUTA, todo lo que para nosotros sea más importante que Dios es utilizado por satanás para dejarnos fuera del conocimiento de Dios lo cual es lo mejor; ¿estamos siendo flexible? ¿no damos permitidos que como cristianos no nos están permitidos? ¿habrá áreas que deberíamos ordenar para no ser cristianos blandos o flexibles?

El conocerle a Dios porque es lo mejor para nuestras vidas nos llevo a meditar en INTIMIDAD AMOROSA, INFLEXIBILIDAD ABSOLUTA y por último:

IMAGEN ADECUADA.

Cuando comenzamos a intimar amorosamente con Dios, y somos inflexibles absoluto no dejando que nada esté sobre nuestra relación con Dios, es imposible que sigamos igual, puede ser que casi de una forma inconsciente nos vamos moldeando a su imagen, el vivir de la manera que venimos planteando nos será imposible no satisfacer las demandas divinas de transformación, porque buscaremos conocerle a través de su Palabra y nuestra imagen será adecuada a lo que Él desea.

Pablo escribe a los corintios lo siguiente: 2Cor.3:18 por tanto, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por él Espíritu. La mente de Pablo se traslada a Éxodo 34 cuando Moisés subió al monte Sinaí, y al estar allí 40 días y 40 noche en intimidad con Dios, sin que el lo sepa su rostro resplandecía después que hubo habado con Dios, ¡su imagen cambió! (EX.34:29).

Si nos esforzamos por conocerle, teniendo intimidad con Él y no flexibilizamos los principios escriturales para nuestras vidas, seremos transformados, nuestra imagen se adecuará a lo que estando en Cristo debemos ser

Más allá de que lo relatado en Éxodo 34 fue un suceso real, podemos nosotros buscar el ejemplo práctico y reflexionar diciendo que muchos de nosotros debemos obedecer al llamado de subir la montaña, o al Sinaí, para que la imagen que el pecado desfigura sea adecuada por la intimidad con Dios y los demás puedan ver la fosforescencia cristiana en nosotros.

Si buscamos conocerle e intimamos con Dios nosotros orando a Él y Él respondiendo a través de su Palabra indudablemente no seguiremos siendo las mismas personas, Él nos va transformando a la imagen de Cristo, para lograrlo es bueno recordarnos casi de manera constante Ro.12:2 “no os conforméis a este siglo sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta; permíteme un texto más: Col.3:9-10 no mintáis los unos a los otros, habiéndoos  despojado del viejo hombre con sus hechos, y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno.

Indudablemente un día le conoceremos plenamente porque le veremos tal cual es en el cielo, pero creo que el desafío es a que subamos a nuestro Sinaí imaginario y propongámonos conocerle, teniendo INTIMIDAD AMOROSA CON Él; viviendo en una INFLEXIBILIDAD ABSOLUTA para que nada este sobre Él y así lograr una IMAGEN ADECUADA con lo que somos: cristianos o sea pequeños Cristos.

Mi deseo es que seamos bendecido con conocerle a Dios porque es indudablemente lo mejor.

Soy Carlos Pintos de Rio Primero (Cba) carlospintos@gmail.com.

Si necesitas comunicarte: Cel.3574-458771- 3574420787

PEDRO FUENTES

dioses modernos…..por ABEL FERNANDEZ (FLORENCIO VARELA-BS AS)

Éxodo 32:4

“Entonces Aarón tomó el oro, lo fundió y lo moldeó hasta darle la forma de un becerro. Cuando los israelitas vieron el becerro de oro, exclamaron: « ¡Oh Israel, estos son los dioses que te sacaron de la tierra de Egipto!».*
Que velozmente nos volcamos a la idolatría, es decir, cambiamos la Gloria al Único Dios verdadero por semejanza de su creación.
 Es más fácil formar a un “dios” conforme a nuestra semejanza que dejar que Dios nos forme a la suya.  Inventamos un dios con minúscula que satisfaga nuestros deseos, en lugar de obeceder DIOS que nos exije santidad y dependencia.
Hoy un becerro de oro no tendría sentido para nosotros en pleno siglo XXI pero valoramos «como el oro» a ídolos invisibles (trabajo, dinero, deportes, pasatiempos, ideologías, religión.etc.) que cumplen la misma función; convirtiéndolos en lo que adoramos (Sal 115: 5-8)

 5  Tienen boca, mas no hablan; Tienen ojos, mas no ven; 6  Orejas tienen, mas no oyen; Tienen narices, mas no huelen;

 7  Manos tienen, mas no palpan; Tienen pies, mas no andan; No hablan con su garganta.

 8  Semejantes a ellos son los que los hacen, Y cualquiera que confía en ellos.volviéndonos ciegos, sordos, mudos e inútiles.

Dios nuestro Creador nos habla cada día, ve en lo mas íntimo y escucha nuestras necesidades porque nos ama de tal manera que entregó lo mas valioso del cielo a su Hijo único.
 Jesús vino a dar vista a los ciegos y oído a los sordos espirituales, arrojemos entonces  todo lo que se interpone en mi adoración y ocupa el lugar que le corresponde a Dios que es el único digno de adorar.
Abel Fernández. Buenos Aires. Florencio Varela.
PEDRO FUENTES

CAUTIVADOS POR EL AMOR………por Pedro Fuentes

DIOS ME AMA

 “Mirad cual amor nos ha dado el Padre para que seamos llamados hijos de Dios”    

  1°Juan 3:1

 Seguramente nunca podremos llegar a entender cuanto nos ama Dios.

Quizás en muchas ocasiones te encontraste como perdido en el mundo, sintiendo que nadie se interesaba por vos. Lo mas probable es que no sea así, pero si así fuera Dios nunca dejará de amarte. El amor de Dios es invariable, es personal, es único y está a tu disposición.

Los seres humanos fuimos creados con una tremenda necesidad de ser amados y Dios lo sabe porque él nos creó. A alguna de las personas que te rodean quizás les cueste amarte, como a vos te costará amar a algunas también, sin embargo a Dios no le resulta un sacrificio amarnos porque él en esencia es AMOR. Y Dios te ama así como sos, sin importar tu pasado, sin preguntar de tus fracasos, sin evaluar tu capacidad. Dios sencillamente te ama, porque él te creó para amarte. Esto no significa que Dios siempre esté de acuerdo con nuestra conducta porque cuando pecamos Dios no lo aprueba. Y el pecado nos conduce a la perdición eterna. Pero como Dios nos ama buscó la solución a nuestro problema:

 “De tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquél que en el cree no se pierda sino que tenga vida eterna” Juan 3:16

 Si aún no experimentaste el amor de Dios, sencillamente tenés que recibirlo por la fe, apropiarte de su amor y de su perdón. Pedir a Dios que perdone tus pecados y recibir a Cristo en tu corazón. A partir de allí vivirás una vida distinta Y COMENZARÁS A DISFRUTAR DEL AMOR DE DIOS.

Pasar por este mundo sin haber experimentado el amor de Dios en la vida, es haberse perdido lo mas importante que podemos disfrutar: Que el Creador y Sustentador del universo nos rodee con su brazo amoroso y nos conduzca hasta el final del camino. Te invito a vivir el resto de tus días sabiendo QUE DIOS TE AMA.

Reflexión: Cuando pases por situaciones difíciles y te sientas incomprendido por los demás recordá que Dios te sigue amando.

Lectura complementaria: 1° Juan 3:1-3

YO AMO A DIOS

“Nosotros amamos a Dios porque él nos amó primero” 1°Juan 4:19

Cuando comenzamos a disfrutar del amor que Dios nos tiene, empezamos a darnos cuenta qué significa amar. Dios pone en evidencia su amor, así lo expresa San Pablo: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” Romanos 5:8

Amar a Dios es tenerlo en primer lugar en el rango de nuestras prioridades. Es aceptar sus demandas y obedecer sus mandatos. Amar siempre es dar y darse por el ser que amamos. Por ésto, sólo podemos mostrar nuestro amor a Dios cuando tomamos en serio sus mandatos, cuando seguimos sus consejos, cuando respetamos sus principios.Quiero presentarte algunas formas muy prácticas que tenemos para mostrarle a Dios que lo amamos de verdad:

        .ADORACION

La adoración que le rendimos a Dios es la expresión mas sublime del amor.Adorar es tener un corazón de querer agradar a Dios en todo lo que pensamos, decimos y hacemos. A Dios lo podemos  adorar cuando estamos solos y cuando estamos en la comunidad del pueblo de Dios. “Pero tú eres santo. Tú que habitas entre las alabanzas de Israel” Salmos 22:3

         .OBEDIENCIA

“El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada con él” Juan 14:23Dios está muy interesado en que le obedezcamos, no porque sea un déspota y autoritario, sino porque Dios sabe todas las cosas y como Padre amoroso siempre nos pedirá que hagamos lo que será mejor para nosotros. Es verdad que a veces nos cuesta obedecer a Dios, pero debemos recordar que es para nuestro bien. “El obedecer es mejor que los sacrificios” 1°Samuel 15:22

         .SERVICIO

Jesús dijo “El Hijo del Hombre no vino para ser servido sin para servir” Marcos 10:45. Si somos seguidores de Jesús debemos pensar que cada vez que hacemos algo en beneficio de otros estamos sirviendo a Dios y  mostrándole que lo amamos de verdad.

Reflexión: Adoración, obediencia y servicio son formas muy prácticas que tenemos para mostrar QUE AMAMOS A DIOS.

Lectura complementaria: Juan 14:21-24

AMOR A MI HERMANO

“Amados; amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquél que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios” 1°Juan  4:7

El Nuevo Testamento nos dice que la iglesia es como una familia. Todos sus integrantes son hermanos entre sí. En las relaciones familiares se viven distintas y variadas experiencias. La relación entre los hermanos suele ser buena y en ocasiones no tanto. Dios desea que en la iglesia reine un clima de amor y comprensión. En toda familia; los hermanos cuando son chicos se pelean por cualquier cosa. A medida que van creciendo y madurando cada asunto se puede conversar y las cosas van resolviéndose cada vez mejor.

El Señor Jesús sabía esto y es por eso que nos dejó un mandamiento muy cortito pero que puede revolucionar nuestras relaciones “Este es mi mandamiento: Que se amen los unos a los otros” Juan 15:17

 El amor permite que nos aceptemos tal como somos.

El amor nos hace perdonar las ofensas y olvidar los agravios.

El amor nos motiva a ayudar.

El amor nos permite renunciar a lo nuestro para beneficiar al hermano.

Se cuenta que en la Segunda Guerra Mundial los soldados vencedores hicieron explotar una bomba en el centro de un pequeño pueblo. Todos salieron huyendo. Una niña de unos ocho años salió corriendo llevando en sus brazos a su hermanito un poco mas chico que ella. Un hombre que corría desesperado como los demás la observó y le gritó:  “Niña: ¿no es demasiado pesado para vos?” a lo que la niña respondió “NO, ES MI HERMANO” .

A la hora de ayudar a un hermano no contará tanto lo que hacemos por él sino la razón del por qué lo hacemos. Es nuestro hermano.

No siempre será una ayuda material la que están esperando nuestros hermanos. A veces necesitan compañía, que oremos por ellos o que sencillamente dediquemos tiempo a escuchar sus pesares.

El amor a los hermanos siempre se mostrará en acciones concretas y no en un discurso lindo pero vacío de contenido. Esto es lo que nos enseñó el Maestro cuando lavó los pies de sus discípulos.

Reflexión: Tanto amo a mis hermanos, tanto estaré dispuesto a hacer algo en beneficio de ellos

Lectura complementaria: 1°Juan 4:7-21

AMOR AL PRÓJIMO

 “Amaras a tu prójimo como a ti mismo” Marcos 12:31

 Aprendimos que tenemos que ayudarnos entre hermanos porque somos de la misma familia. Pero no debemos olvidar que la ayuda a las demás personas también es parte de nuestro cristianismo. Jesús, nuestro Maestro: “Recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando…predicando.. sanando… y al ver las multitudes tuvo compasión de ellas…” Mateo 9:35. Es muy importante que estemos atentos a las personas que nos rodean, sean cristianas o no. Son nuestro prójimo, son los que tenemos próximos a nosotros. Lucas nos cuenta que Jesús ”anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él” Hechos 10:38

 A veces recibiremos gratitud por nuestras acciones y seremos reconocidos. Pero no siempre será así. En ocasiones seremos criticados y hasta acusados falsamente. No nos preocupemos, debemos hacer el bien a todos porque esto es lo que nos enseñó Jesús, y nosotros seguimos su modelo.

La Biblia nos advierte sobre el cuidado que debemos tener en relación a la fe que declaramos, con las acciones que hacemos. Nos dice que la fe sin obras es muerta. Nos indica que para testificar de nuestra fe, no alcanzan las palabras si nuestras obras no respaldan lo que decimos. El relato de la vida de Jesús muestra que esto debe ser así. Nadie podrá con su palabrerío convencer a otros de su amor a las personas si no lo muestra con sus acciones.

Quizá oíste aquel famoso refrán “hablan tan fuerte tus acciones que no me dejan oír lo que tú dices”. Cuando hablamos del amor de Dios, la gente quiere ver algo concreto de ese amor y no sólo escuchar de él. Las personas dedican mas tiempo a observar lo que hacemos que a escuchar lo que les decimos. Por eso recordemos lo que nos dice el Señor:

“Hijitos mío, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad” 1°Juan 3:18

Reflexión: Estemos atentos para mostrar a nuestro prójimo con acciones concretas de cuánto Dios los ama a ellos y cómo nosotros también los amamos.

Lectura complementaria: Lucas 10:25-37

AMOR A LOS ENEMIGOS

“… Cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente” 1°Pedro 2:23

Esto de amar a los que nos hacen mal, a los que nos dañan, a los que nos causan heridas, es muy difícil, casi imposible. En realidad es imposible que una persona con sentimientos normales pueda amar a quien se declara su enemigo. Pero los seguidores de Jesús tienen el mandato de hacerlo. Y es posible porque los seguidores de Jesús, han recibido al Espíritu Santo en sus corazones y tienen ahora todo el poder para vencer el odio con el amor de Dios.

Esto fue lo que sucedió con Jesús. Lo maldecían y él no les respondía. Lo maltrataban y él encomendaba a Dios su causa. Cuando estaba en la cruz oró al Padre pidiéndole que perdonara a sus agresores. ¡Qué tremendo!. ¡Qué contradicción para nuestros sentimientos!. ¡Que desafío para nuestra experiencia diaria!

“El amor cubrirá multitud de pecados” Sólo el amor de Dios en nosotros puede pasar por alto la ofensa, disimular la agresión y soportar la injusticia.

Quiero que pienses en las personas que alguna vez te hirieron, que fueron injustas con vos. Debes perdonarlas, de lo contrario seguirás atado al pasado. El amor que Dios puso en tu corazón es mas fuerte que todo el odio que puedas recibir. Porque es el amor de Dios, que en Jesucristo venció al pecado, a la muerte y al mismo Satanás. Y hoy ese amor puede inundar tu corazón de modo que no haya espacio para que se albergue el odio ni el rencor. Cuando amas a tus enemigos eres libre y nadie podrá inquietar tu ser interior.

El estilo de vida que Dios espera de nosotros es éste:

“No devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, BENDICIENDO sabiendo que fuimos llamados para heredar bendición” 1° Pedro 3:9

Reflexión: No dejar que ninguna ofensa recibida se quede en nuestros corazones, sino vencerla con el AMOR DE DIOS que tenemos en nuestro corazón aún para nuestros enemigos.

Lectura complementaria: Mateo 5:38-48

AMOR A LOS PERDIDOS

“… a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos” 1° Corintios 9:22

Con demasiada facilidad olvidamos nuestra condición pasada. Todos nosotros estábamos descarriados como ovejas. Seguíamos nuestro propio camino. No sabíamos exactamente cuál era el camino. Pero alguien nos contó del verdadero camino hacia la felicidad interior, hacia la paz del corazón. Nos explicó que Jesús estaba dispuesto a perdonar nuestros pecados y darnos la vida eterna. Alguien nos mostró que Dios nos amaba así como somos. El día que aceptamos ese amor, nuestra vida empezó de nuevo. ¡Qué maravilla!

Esta hermosa experiencia que nos sucedió, debiera cada día recordarnos que a nuestro alrededor hay miles de personas que están sin Dios, sin Cristo y sin esperanza en el mundo. Viven ciegos, no conocen el camino, marchan rumbo al infierno. Muchas de estas personas viven muy cerca nuestro; algunos son nuestros familiares, vecinos, compañeros de estudio o de trabajo. Cada uno de nosotros es responsable directo de las personas que tiene a su alrededor. Pensando que Dios nos ama tanto y que su amor también es para ellos ¿No te parece que es demasiado injusto y egoísta el no compartirles esta buena noticia?

Amar a los que están perdidos es lo que Jesús hizo, así lo declaró: “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” Lucas 19:10

Quiero animarte a que muestres tu amor a quienes están perdidos de alguna forma. Puede ser: compartiéndoles alguna literatura cristiana, regalándole un ejemplar de la Biblia, una película cristiana, invitándoles a alguna actividad de la iglesia, ofreciendo tu casa para algún encuentro de grupo pequeño,  contándoles tu testimonio de vida y fundamentalmente mostrando con tu conducta que eres un verdadero seguidor de Jesús. Ora constantemente por las personas a las que le compartiste tu fe y está atento a sus necesidades e inquietudes para ayudarles.

Siempre debemos recordar lo que decía el apóstol Pablo: “Yo sembré, Apolos regó, pero el crecimiento lo ha dado Dios” 1° Corintios 3:6

Reflexión: Sabiendo que alguien me compartió del amor de Dios yo también lo haré con otros.

Lectura complementaria: Lucas 15:11-32

AMOR QUE PERMANECE PARA SIEMPRE

“El amor nunca deja de ser…” 1° Corintios 13:8

En este mundo todo se termina, nada permanece para siempre. Las cosas se rompen, las modas cambian, las ideologías se agotan. Las personas se envejecen y se mueren, las relaciones se interrumpen y se cortan. Nada permanece. Como dijo el filosofo Heráclito “lo único que permanece es el cambio”. Esta es la razón por la que la vida es tan inestable, no tenemos de donde tomarnos para permanecer seguros. Pero gracias al cielo, el amor de Dios por nosotros no cambia ni cambiará. ¿sabes por qué? Porque es la esencia misma de Dios:

“En Dios no hay mudanza ni sombra de variación” Santiago 1:17

Mientras pasamos por este mundo, el peregrinaje se hace difícil a veces, porque hay que vivir experiencias no deseadas, porque se rompen relaciones y la tristeza invade nuestro corazón. En ocasiones nos sentiremos solos y no comprendidos ni queridos. Debes recordar que Dios si te comprende porque te creó y te ama y nunca dejará de amarte.

Quiero que te asombres conmigo y celebremos juntos el amor de Dios. Estamos seguros y nada cambiará nuestra relación con nuestro Creador. Él es ahora nuestro Padre y tenemos una relación de amor inmutable con él. ¡Qué maravilla! Por fin podemos vivir tranquilos y seguros, tenemos donde poner nuestros pies seguros de que no caeremos, porque “ Los que confían en Dios, son como la montaña de Sion que no se mueve sino que permanece para siempre” Salmos 125:1. Ahora tenemos una relación que durará por siempre, aún después de nuestra muerte. Esta relación de amor es para toda la eternidad.

Reflexión: Señor ayúdame para vivir conciente que todo aquí abajo pasará, pero gracias porque puedo vivir aferrado a tu amor porque nunca se terminará.

Lectura complementaria: 1° Corintios 13:1-13