LO MEJOR ES CONOCERLE por CARLOS PINTOS (Rio Primero-Cba)

LO MEJOR ES CONOCERLE

Los seres humanos somos personas que nos destacamos por la curiosidad, siempre estamos interesados en conocer algo más de lo que ya conocemos, o conocer alguien de quien se habla pero que no le conocemos a profundidad; este deseo de conocer debe motivarnos a esforzarnos en conocer a nuestro Dios.

Juan escribe en el evangelio según S. Juan 17:3 (RV. 60) Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero y a Jesucristo, a quien has enviado.

Ahora más allá del llamado a la salvación, creo que para nosotros los que ya tuvimos un encuentro personal con Cristo, y fuimos salvos por gracia mediante la fe el llamado va más allá, indudablemente somos llamado a un conocimiento íntimo, conocer su persona, sus atributos sus actividades, esto es algo fundamental para nosotros los cristianos ya que todo conocimiento de Dios tiene influencia directa en el resto de las demás doctrinas bíblicas y a través de ese conocimiento se ordenan las demás cosas circundante a la vida de la iglesia y la vida personal, pero es una gran verdad que dicho conocimiento no debe quedar en un mero intelectualismo, tal conocimiento debe producir como resultado un alto respeto y una obediencia a los mandatos de este Dios tan maravilloso.

Conocerle nos aclara las exigencias de su parte para nosotros y que Jesus dijo y Mateo escribe en su capítulo 5:48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que esta en los cielos es perfecto.

Dicho de otra manera, Pedro en1Pd.1:15-16 escribe: como aquel que os llamo es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito esta: sed santos, porque yo soy santo.

Este es un concepto que se toma del A. T. escrito en Lev.11:45 y 19:2

“jamás varió la exigencia de santidad para los que decimos relacionarnos con Dios”

Para los que somos sus hijos no debe haber nada mejor que conocerle.

Así lo escribe Dios a través del profeta Jeremía en el capítulo 9:23 Así dijo Jehová: no se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en su riqueza. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero dice Jehová.

Vivimos tiempo donde el ser humano busca gloria para si ignorando a Dios, pero, los que ya tuvimos un encuentro personal, nuestro corazón está habitado por Él Espíritu Santo, debemos considerar algo digno para alabanza propia el entenderle y conocerle.

Puede que mentalmente entendamos algunas cosas, pero experimentalmente no le conozcamos, también es cierto que:

Hay complejidades que se presentan cuando de conocer a Dios se trata, pues nuestra mente limitada no llegue a comprender la inmensidad de este Dios, ya que en algunos aspectos Dios es incomprensible.

Pero que no comprendamos algunas cosas no significa que no debamos tener un intenso interés de conocer a Dios.

Hay cosas que son secretas y pertenecen a dios y otras que si nos son reveladas para que conozcamos a esta admirable PERSONA.

Dt.29:29 dice: las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley.

Mas allá de lo secreto de Dios nosotros debemos considerar que lo mejor para nuestras vidas es conocerle.

Ahora para conocerle a Dios debemos disponernos primero a tener con nuestro Él:

INTIMIDAD AMOROSA.

Pues si deseamos conocer a Dios a profundidad, debemos disponernos a intimar con ÉL; la primera expresión de un conocimiento especial en la Biblia se encuentra en Gn.4:1 y conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y Dios a luz a Caín, y dijo por la voluntad de Jehová he adquirido varón.

Aquí la palabra conocer se utiliza para describir las relaciones intimas matrimoniales de las cuales se conciben hijos; pero la idea de intimar con Dios va más allá del conocimiento por así decirlo académico que no está demás y es bueno, más allá de eso Dios desea que sea un convivir en absoluta comunión e intimidad con ÉL, pero no basado en la imposición de una iglesia, de un ministro o de un instituto sino impuesto por el amor que le tenemos a Él y así como el matrimonio consuma ese conocimiento en la relación marital, nosotros consumemos ese amor por Dios en tener una intimidad plenamente amorosa con Él.

El primer gran mandamiento que expresa Mt.22:37 Jesús le dijo: amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Cuando Dios habla en la Biblia del corazón, no se refiere en la mayoría de los casos al músculo hueco y piramidal situado en la cavidad torácica que bombea la sangre a todo el cuerpo, Dios en muchos textos se refiere al corazón como el asiento de las actitudes y emociones, y el amor que Dios demanda es desde el corazón, y el alma el asiento de la voluntad y propósito y también la mente y hace referencia a la facultad de pensar, la idea es meditar con las facultades renovadas por el Espíritu Santo porque cuando ÉL viene a morar en nosotros produce una renovación del asiento de la conciencia reflexiva y nos lleva a pensar “primero en Dios”.

Cuando deseamos conocerle porque indudablemente es lo mejor, amaremos a Dios de una forma integral, nada de nosotros estará desvinculado de ÉL; eso es una intimidad amorosa, donde no deseamos esconderle nada, por el contrario, le contamos todo porque, aunque Él lo sabe todo, hay un deseo en nosotros de contarle todo porque deseamos intimidad amorosa con Él. ¿habrá algo que tal vez no le has contado a Dios? Cuando hay intimidad amorosa con Dios nada le trataremos de ocultar, le confesaremos todo, lo bueno, lo no tan bueno y en definitiva para librarnos de la culpa, le confesaremos lo malo indudablemente también.

El conocerle porque es lo mejor, nos lleva a la intimidad amorosa y también:

INFLEXIBILIDAD ABSOLUTA.

Satanás el enemigo de nuestras almas hará el mayor esfuerzo para que nosotros tengamos siempre algo antes que Dios ejemplos: El novio o la novia; el hijo o la hija; el esposo o la esposa, el auto o la moto; el celular o la pley, el estudio o el trabajo, etc. etc. etc.

Cuando le vamos conociendo y sabemos que es lo mejor, no debemos dejar que nada este sobre Él, Dios será siempre lo principal y nada nos estorbara la intimidad amorosa con ÉL, organizaremos nuestros tiempos para que así sea. Seremos inflexibles absolutos a la tentación de escoger algo que me molesta para tener intimidad amorosa con Dios; Pablo lo expresa así:

Fil.3:7-8 pero cuantas cosas eran para mi ganancia, las he estimado como perdida por amor de Cristo y ciertamente, aún estimo todas las cosas como perdida por la excelencia del conocimiento de Cristo, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura para ganar a Cristo.

No fue flexible ante aquello que ponía algo de si mismo sobre Dios y consideró todas aquellas ganancias como perdida.

Para la palabra “ganancia” se utiliza el termino griego Kerdos (κέρδος) y hace referencia a “ganancias deshonestas” que también esta utilizada en Tit.1:11; Pablo consideró la satisfacción de sus logros en el judaísmo como ganancias deshonestas ante la satisfacción de conocer a Cristo íntimamente, el se propuso inflexiblemente que cualquier cosa antes que Él sea considerado “basura” skubalon (σκύβαλον) desechos, excremento, sobras. No quiere decir que no haya cosas que son importantes, pero si es más importante que Dios seguramente no aplicamos INFLEXIBILIDAD ABSOLUTA, todo lo que para nosotros sea más importante que Dios es utilizado por satanás para dejarnos fuera del conocimiento de Dios lo cual es lo mejor; ¿estamos siendo flexible? ¿no damos permitidos que como cristianos no nos están permitidos? ¿habrá áreas que deberíamos ordenar para no ser cristianos blandos o flexibles?

El conocerle a Dios porque es lo mejor para nuestras vidas nos llevo a meditar en INTIMIDAD AMOROSA, INFLEXIBILIDAD ABSOLUTA y por último:

IMAGEN ADECUADA.

Cuando comenzamos a intimar amorosamente con Dios, y somos inflexibles absoluto no dejando que nada esté sobre nuestra relación con Dios, es imposible que sigamos igual, puede ser que casi de una forma inconsciente nos vamos moldeando a su imagen, el vivir de la manera que venimos planteando nos será imposible no satisfacer las demandas divinas de transformación, porque buscaremos conocerle a través de su Palabra y nuestra imagen será adecuada a lo que Él desea.

Pablo escribe a los corintios lo siguiente: 2Cor.3:18 por tanto, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por él Espíritu. La mente de Pablo se traslada a Éxodo 34 cuando Moisés subió al monte Sinaí, y al estar allí 40 días y 40 noche en intimidad con Dios, sin que el lo sepa su rostro resplandecía después que hubo habado con Dios, ¡su imagen cambió! (EX.34:29).

Si nos esforzamos por conocerle, teniendo intimidad con Él y no flexibilizamos los principios escriturales para nuestras vidas, seremos transformados, nuestra imagen se adecuará a lo que estando en Cristo debemos ser

Más allá de que lo relatado en Éxodo 34 fue un suceso real, podemos nosotros buscar el ejemplo práctico y reflexionar diciendo que muchos de nosotros debemos obedecer al llamado de subir la montaña, o al Sinaí, para que la imagen que el pecado desfigura sea adecuada por la intimidad con Dios y los demás puedan ver la fosforescencia cristiana en nosotros.

Si buscamos conocerle e intimamos con Dios nosotros orando a Él y Él respondiendo a través de su Palabra indudablemente no seguiremos siendo las mismas personas, Él nos va transformando a la imagen de Cristo, para lograrlo es bueno recordarnos casi de manera constante Ro.12:2 “no os conforméis a este siglo sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta; permíteme un texto más: Col.3:9-10 no mintáis los unos a los otros, habiéndoos  despojado del viejo hombre con sus hechos, y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno.

Indudablemente un día le conoceremos plenamente porque le veremos tal cual es en el cielo, pero creo que el desafío es a que subamos a nuestro Sinaí imaginario y propongámonos conocerle, teniendo INTIMIDAD AMOROSA CON Él; viviendo en una INFLEXIBILIDAD ABSOLUTA para que nada este sobre Él y así lograr una IMAGEN ADECUADA con lo que somos: cristianos o sea pequeños Cristos.

Mi deseo es que seamos bendecido con conocerle a Dios porque es indudablemente lo mejor.

Soy Carlos Pintos de Rio Primero (Cba) carlospintos@gmail.com.

Si necesitas comunicarte: Cel.3574-458771- 3574420787

About the Autor

autor de muchos escritos y libros….director de una editorial….anciano de una iglesia en Bs As