TIMOTEO… ¡¡¡SI VIERAS EL SIGLO XXI COMO ESTÁ!!!….por Augusto Busina

TIMOTEO… ¡¡¡SI VIERAS EL SIGLO XXI COMO ESTÁ!!!

 Dentro de todas las grandes enseñanzas y recomendaciones dadas por Pablo a Timoteo me llamó la atención con cuánta precisión se describe el vivir de muchas congregaciones, que se titulan iglesias cristianas, en el tiempo presente.

Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas”. (2Tiimoteo 4:3-4)

Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír.

Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos. (2Ti 4:3-4) (NVI)

 Entendemos por “Fábulas”, “Mitos” en la otra traducción, a los relatos breves y ficticios que tienen una intención moralizante; muchas veces con una moraleja final. La Fábula también es una historia falsa, con inventivas y habladurías. Se usan a tal fin: personas, animales u otros seres, habitualmente personificados.

Pablo presenta a Timoteo “La tensión” que habrá entre “LA SANA DOCTRINA” y el “COMEZÓN DE OIR”.

 

  • NO SOPORTARÁN LA SANA DOCTRINA.La Sana Doctrina está dentro de los grandes desafíos propuestos por Pablo a los verdaderos maestros de la Palabra.

 

  1. Será odiosa a todo aquel que no la quiera oír, no la pueden soportar porque se opone a las pasiones humanas. Contará cada vez con menos expositores, menos oidores, porque se buscan cosas nuevas; entretenimiento, circo cristiano.

 1Tim. 1:3  “Como te rogué que te quedases en Efeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina”,

1Tim. 1:10-11  “para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para   los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina, según el        glorioso evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado”.  

 1Tim. 4:6  “Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con          las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido”.

 1Tim. 4:16  “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren”.

 1Tim. 6:3-4  Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de     nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras…”

 Tito 2:1  “Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina”.

 2Tim. 3:1-5  “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos          peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural,   implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno,             traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios,  que tendrán            apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita”.

 

  • COMEZÓN DE OIR

Se les hace necesario rascarse, sacarse de sí esa molestia, se está en la búsqueda de cosas nuevas, que no se ataque las pasiones humanas, dejar la conciencia tranquila; hablar solo de un Dios de amor que “me ama tal como soy”, que no demanda nada.

Mensajes de paz, de tranquilidad, todo está bien, hay que modernizarse, que el oído sea endulzado, mucha “Música”, poca “Palabra”. Pan y circo y el pueblo feliz.

¿Dónde ha quedado: “Sed santos porque YO SOY SANTO”? Es muy interesante ver la importancia que se da a la “enseñanza de la Palabra”, al cumplimiento de la misma, por amor, frente a otras cosas que se ofrecen.

Mucha broma sobre los predicadores, la gente mayor, la iglesia, el vestir etc. etc.

¿Qué se busca hoy?:

Que la enseñanza cause placer al oído.

Que la enseñanza sea permeable al mundo actual.

Que la enseñanza permita satisfacer cosas mundanas.

Que la enseñanza sea aduladora, que hable de deberes fáciles, sin compromisos           mayores, y sobre todo mucha tolerancia porque “Dios es amor” y nos ama tal como           somos.

 

 

  • MÚLTIPLES MAESTROS CONFORME A SUS PROPIAS CONCUPISCENCIAS

“Se amontonarán maestros”, nunca como en nuestros tiempos se ha visto tal cantidad de        pretendidos enseñadores de la Palabra de Dios, dispuestos a dar al pueblo lo que quiere       oír.

Pablo alerta y señala:

1Tes. 2:3-4  “Porque nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño, sino que según fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio, así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones”.

No siempre esto es lo que se quiere oír. Parece que la historia se repite desde antaño.            Veamos que dice Oseas 4:9: Y será el pueblo como el sacerdote; le castigaré por su conducta, y le pagaré conforme a sus obras”. El pueblo rebelde sólo quiere            escuchar a los maestros que son como ellos.

 1 Reyes12:31  “Hizo también casas sobre los lugares altos, e hizo sacerdotes de entre el    pueblo, que no eran de los hijos de Leví”.

 Isaías 30:9-11  “Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron   oír la ley de Jehová; que dicen a los videntes: No veáis; y a los profetas: No nos profeticéis            lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras; dejad el camino, apartaos de la            senda, quitad de nuestra presencia al Santo de Israel”.

 Hechos 17:16-21  “Mientras Pablo los esperaba en Atenas, su espíritu se enardecía viendo la ciudad entregada a la idolatría.

Así que discutía en la sinagoga con los judíos y piadosos, y en la plaza cada día con los que concurrían.

  Y algunos filósofos de los epicúreos y de los estoicos disputaban con él; y unos decían: ¿Qué querrá decir este palabrero? Y otros: Parece que es predicador de nuevos dioses; porque les predicaba el evangelio de Jesús, y de la resurrección.

Y tomándole, le trajeron al Areópago, diciendo: ¿Podremos saber qué es esta nueva enseñanza de que hablas?

Pues traes a nuestros oídos cosas extrañas. Queremos, pues, saber qué quiere decir esto.

(Porque todos los atenienses y los extranjeros residentes allí, en ninguna otra cosa se interesaban sino en decir o en oír algo nuevo.)”

 Querían oír algo nuevo, algo interesante y fascinante, algoque les agradara, pero no querían oír del arrepentimiento. Hoy tampoco quieren ser ofendidos por la predicación sobre la resurrección y el juicio final.

Los maestros y enseñadores deben dirigir y cambiar al pueblo a través de la enseñanza bíblica en el poder del Espíritu Santo, pero es lamentable que muchas veces el pueblo es el que cambia a los maestros y como no hay que perder número y “seguir siendo exitoso”, nos doblamos por donde más convenga.

Ay! Timoteo, si vieras como está el siglo XXI ¡!!! …

Sabés Timoteo? hoy ya no quieren escuchar el evangelio sencillo que habla del perdón de pecados, porque no quieren arrepentirse y menos apartarse del pecado. Dicen “Dura es ésta Palabra”.

La verdad les quita otros ídolos que han levantado, que ya no son estatuas mudas, dentro de la música, el arte, el deporte, aún supuestos predicadores etc.

No quieren escuchar de “Bautismo”, menos de crucificar la carne con sus deseos y la santificación en Cristo.

No quieren compromisos, quieren ser simples asistentes que calman sus conciencias con mensajes suaves, donde la experiencia humana vale más que hablar de Cristo y su obra en la cruz.

Jeremías 2:11-13  “¿Acaso alguna nación ha cambiado sus dioses, aunque ellos no son dioses? Sin embargo, mi pueblo ha trocado su gloria por lo que no aprovecha. Espantaos, cielos, sobre esto, y horrorizaos; desolaos en gran manera, dijo Jehová. Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua”.

Pero te digo Timoteo, que aún hay un remanente fiel, que ama al Señor, que le está esperando con ansias, que le dice “Ven Señor Jesús, ven pronto”. Gracias, hermano, por haber sido fiel a lo que te encomendó Pablo, hoy queremos ser fieles nosotros, aún en medio de oposición y lucha. Vale la pena jugarse por el que nos amó hasta la muerte y muerte de Cruz. Un poco más y nos veremos en el cielo, ¡hasta pronto! hermano Timoteo.-

Augusto C. Busina

About the Autor

Anciano de la Iglesia en calle Libertad 1315 – Barrio Belgrano de Neuquén (capital), comparto este oficio con mi hijo Pablo Busina, fue anexo de la ICE en Diagonal España 63 – Nqn – Casado, tres hijos varones, nueras y ocho nietos. Trabajamos para el Señor en la Iglesia, comparto con otras iglesia el ministerio y predicación y tratamos de llegar a otras localidades apoyando a las iglesias de nuestro sur Argentino en la medida de las posibilidades.