ANGEL OLATE (Rivadavia – Mendoza)

RESUMEN DE LA OBRA REALZADA POR LA IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA (RIVADAVIA-MENDOZA) con domicilio en Renacimiento S/N, de la localidad de Ingeniero Giagnoni, Junín, y Rivadavia, sendos departamentos de Mendoza. Desde sus inicios.
Testimonio y anécdotas del comienzo y permanencia de la obra
Corria el año 1945 y aparece en Ing. Giagnoni, Junín, Mendoza, don Guillermo Cook, evangelista en Argentina, oriundo de Estados Unidos, predicando el evangelio por alto parlante desde su unidad móvil e invitando a la reunión que celebraron en casa de don David Isola.
También en ese tiempo viene colportando don Francisco Zinna, y don David Isola se interesa en la palabra y compra su primera Biblia.
Por el trabajo de don José Pellegrina, creyente de la zona, que tenía el don de llevar almas a los pies del Señor, se convirtió don José Giménez. Este último visita a su madre, María Vda de Giménez, y le invita a abrir su casa para predicar el evangelio. Desde aquella oportunidad se empiezan las reuniones en casa de doña María y sus hijos, Encarnación, Juan y Anita. En calle Renacimiento de Ing Giagnoni.
Celebrando la primera reunión de la cena del Señor el día 30 de junio de 1946. El primer bautismo lo realizó don Guillermo Cook en Capital Mendoza, en el local de calle Olascoaga N° 315 y Vicente Gil.

 

En el año 1950 don Juan López, casado con María Giménez, hija de la María mencionada precedentemente, en calle Benegas, Algarrobo Grande, Junín, prepara un galpón para conferencias, en donde ocasionalmente se reunían entre 150 y 200 hermanos provenientes de Lujan, de Mendoza capital y más tarde de San Martín. Luego amplía el edificio haciendo otro de las mismas dimensiones al lado del anterior y derribó la pared intermedia. Preparó también un sencillo bautisterio. Don José Giménez construyó los bancos para la iglesia en su pequeña carpintería.
Tiempos de Conferencias ¡Qué tiempos aquellos!

Chefs: Juan López y Santiago Bressan
Las comidas, en las conferencias, eran preparadas por cuatro familias: José Pellegrina, David Isola, María de Giménez y Juan López. En 1952 llega don Osvaldo Sedrán, de origen italiano, y doña Livia su esposa a San Martín, Mendoza, ciudad contigua a Junín, y se congregan para la reunión de la cena del Señor con los hermanos de Giagnoni.
El día 14 de noviembre de 1954 pasaron por las aguas del bautismo 14 hermanos, de San Martín, Mendoza e Ing. Giagnoni, don Osvaldo Sedrán es el que bautiza. Cada 15 días, los viernes venían Don Guillermo, su esposa y sus hijos Ruth y David que vivían en Ciudad de Mendoza, a predicar el evangelio, al anexo de Calle Benegas, se tenía buena asistencia especialmente de jóvenes.
Don Juan López compró un camión Ford Mod: 28 y lo dedica a la obra del Señor, casi en su totalidad, el manejo estaba a cargo de Fernando López, docente de profesión utilizando sus bienes y su oficio a la obra de Dios. Es así que con este medio de movilidad se puede colaborar con los hermanos de San Martín, asistir a las conferencias de Lujan y Mendoza y a las amadas reuniones trimestrales de enseñanza bíblica.
En 1956 se construye un salón para las reuniones de la iglesia, en casa de los hermanos Encarnación, Juan y Anita, en calle Renacimiento, en terreno que cedieron para tal fin, a 4 km del anexo de Calle Benegas.
En 1965 llega la misionera, doña María Vda. de Martínez, proveniente de San Luis, a vivir con su hija Noemí y Fernando, sobre calle Benegas, fue una distribuidora incansable de literatura cristiana.
La asamblea siguió funcionando regularmente en Ing. Giagnoni. Las distintas reuniones se realizaron en la pequeña sede de la iglesia, calle Renacimiento.
En el año 1980 la Iglesia se inscribió en el Registro nacional de Culto con el Nº 923, siendo su representante legal el Sr. Fernando López.

El 11 de diciembre de 1986 se produjo el fallecimiento del Sr. Fernando López, lo que implico que la conducción de la Iglesia fue resentida. El número de miembros fue disminuyendo quedando solamente pocas hermanas en comunión entre ellas su esposa Noemí y su hija Elizabeth. La fidelidad de estas permitieron continuar las actividades, con menor intensidad, pero dando regularidad a las mismas. Congregándose circunstancialmente en la ICE de San Martin.

Inicio de actividades en ciudad de Rivadavia.

En razón de que las dimensiones del local de la iglesia eran reducidas, 5.00 x 6.00 en un terreno también pequeño, y habiéndose vendido la casa donde estaba emplazado, el viernes 24 de Marzo de 1989, semana santa, comenzamos a reunirnos en Rivadavia. Localidad distante 8 km de Ing. Giagnoni. Iniciamos la actividad, con la visita de un hermano de San Rafael, en la casa, en construcción en ese momento, la comenzó a construir Fernando antes de su fallecimiento, donde se mantuvieron las actividades por varios años.

La construcción del nuevo templo fue lenta y con mucho esfuerzo, prosiguió la edificación.

Oportunamente compramos un terreno a poco más de una cuadra de casa de Noemí, de casi 500 m² sobre calle Lamadrid 1138 y luego uno contiguo de 130 m² en el fondo del mismo, de otro propietario, lo que hace un total de 630 m² aproximadamente. Escrituramos cada terreno y los unificamos para poder ser habilitados y comenzar la edificación.

Una vez esto hicimos la ingeniería de construcción, cálculo de estructuras y proyecto. Con todos los permisos municipales correspondientes. Comenzamos el año 2001 la construcción. El proyecto consiste en un salón de culto, terminado especialmente su interior, cocina y grupo sanitario, también concluido en su interior, con departamento en primer piso, sin construir aún, y tres aulas, realizados los cimientos, con salón de recreación en primer piso, sin construir obviamente, la superficie cubierta esta prevista en 470 m² más o menos.

La dificultad que nos impidió avanzar la obra material, fue concretamente, que el lote tenía relleno de hasta 60 cm, lo que por código de construcción nos obligó a realizar cimientos de más de 90 cm, todo con armadura, esto conllevo una inversión que superó el doble de lo previsto en los cimientos.

 

Empezamos a realizar las reuniones con el salón todavía en construcción. En lo que respecta a la vida de iglesia, somos un grupo reducido de hermanos, cada uno con sus actividades seculares y ningún hermano dedicado exclusivamente a la obra cristiana a tiempo completo.

En el tiempo que estuvimos en la casa de Noemí de López, realizamos las reuniones típicas de las asambleas.

Domingo:      Cena del Señor, Ministerio de la Palabra de Dios, Predicación del Evangelio.

Miércoles:     Culto femenino, Ministerio y Oración.

Sábado:         Reunión de Niños y Adolescentes, (Alabanza congregacional, clases de niños y ministerio para los mayores)

En el curso de la obra, hemos sido visitados por diferentes hermanos de distintos lugares de la provincia, para reuniones especiales.

Estamos seguros que el Señor nos seguirá ayudando como lo ha hecho hasta hoy, y podremos continuar con la edificación.

Acompañamos algunas fotos que ilustran un poco la historia y la trayectoria de la Iglesia en Rivadavia. Los terrenos los compramos en 1998